¿De qué hablan las mujeres?

Cuando era adolescente tenía algunas amigas con las que disfrutaba pasar el tiempo. Hacíamos todo tipo de cosas que nos parecían divertidas. Esperábamos a los chicos saliendo de la escuela, nos citábamos en casa de alguna para mirar durante horas videos musicales, bailábamos, reíamos; por supuesto, nos contábamos todo sobre el primer amor y el primer desamor. La plática entre amigas podría durar horas y continuar por días.

De repente la dinámica cambió, cada una en su trabajo, comenzando a formar su familia, madurando cada una a su paso. Cuando veo a estas amigas, platicamos también, pero ahora para actualizarnos sobre nuestras vidas. Llama mi atención que, aunque rozamos los 30, los temas de conversación siguen en la misma línea que cuando éramos adolescentes. Contamos nuestra vida como parte de una anécdota escolar o como un lamento juvenil sobre la familia, el trabajo, la pareja y sobre nosotras mismas.

Leer más »

Cárcel de amor

Estamos apegados a la idea de nosotros mismos. Construimos una personalidad con mucho cuidado y atención. ¿Cuánto tiempo del día gastamos en ello? Ante la mínima oportunidad expresamos:

  • Me gusta esto…
  • Yo soy así…
  • No soporto aquello…
  • Solo disfruto hacer estas cosas…

Es como construir una cárcel.

Cada vez que nos definimos, levantamos alrededor de nosotros como una muralla. Incluso tomamos en serio esa personalidad como si no fuera, realmente, solo un artificio del ego para sobrevivir.

Leer más »