Cárcel de amor

Estamos apegados a la idea de nosotros mismos. Construimos una personalidad con mucho cuidado y atención. ¿Cuánto tiempo del día gastamos en ello? Ante la mínima oportunidad expresamos:

  • Me gusta esto…
  • Yo soy así…
  • No soporto aquello…
  • Solo disfruto hacer estas cosas…

Es como construir una cárcel.

Cada vez que nos definimos, levantamos alrededor de nosotros como una muralla. Incluso tomamos en serio esa personalidad como si no fuera, realmente, solo un artificio del ego para sobrevivir.

Leer más »

Anuncios